• prensapolo

Mapa del polo en la Argentina: La Pampa, cuna del buen polo

Al principio de la cuarentena en la Argentina nos propusimos la misión de indagar a lo largo de todo el país y descubrir cuántas canchas de polo, clubes, campos privados y estancias tienen actividad. Todas las semanas iremos contando, provincia por provincia, cómo se compone lo que llamamos EL MAPA DE POLO EN LA ARGENTINA. Una investigación de PRENSA POLO con amigos que hicimos en todas las provincias a lo largo de nuestra corta pero historia como medio de comunicación.


Primer capítulo: “La Pampa, cuna del buen polo”

Por Darío Welschen. La Pampa es como una gran cancha de polo. Una inmensa extensión de tierras llanas y un clima que favorece la proliferación de canchas y la cría de caballos. El territorio central de la República Argentina. En su región noreste, denominada Tierras de Cawell (tierra de caballos) se encuentra el núcleo del polo, siendo un cuadrante (ver mapa) desde su capital Santa Rosa hacia el norte, en La Pampa húmeda. Esta provincia tiene poca densidad de habitantes, pero es famosa por sus fuertes tradiciones criollas. Son las familias las que llevan el polo de un lado a otro. En 1932 se inauguró el famoso y mítico club Chapaleufú, en Intendente Alvear, hogar de múltiples campeones con un solo apellido: Heguy. Si Heguy es igual a polo, Heguy es igual a La Pampa. Si sumamos los factores, La Pampa es igual a Polo. Según nuestro censo de canchas de polo en nuestro país, La Pampa es la tercera provincia (sin ser una competencia) en cantidad de tierras dedicadas a este deporte: hay 43 canchas de polo. En Intendente Alvear hay 26 en 14 lugares distintos, llámese campos, clubes o estancias.


Quizás nos olvidemos de alguna, sí, pero el número no podría variar demasiado. Su territorio es tan grande (podrían entrar Austria, Suiza y Bélgica) que seguramente alguien tenga su campo de polo y pocos lo sepan. El resto de las canchas y lugares se distribuyen en la región antes mencionada: Santa Rosa, Lonquimay, Eduardo Castex, General Pico, Bernardo de Larroudé, Villa Mirasol y Embajador Martini.


En Anay-Ruca, campo que pertenece a la leyenda viviente Alberto Pedro Heguy hay una chancha o canchín, por sus dimensiones, que resulta única en el mundo: en ella 9 jugadores de 10 goles de hándicap aprendieron a jugar al polo. Ellos son Horacio, Alberto Pedro, Gonzalo, Horacito, Pepe, Marcos, Ruso, Bautista e Ignacio Heguy.

Todos fueron múltiples campeones de Palermo. De allí proviene la acertada frase que “La Pampa es la cuna de polo argentino”. En cuanto a torneos, La Pampa tiene mayormente un calendario de verano. Se juega mucho en enero y febrero y los más convocantes son los que organiza el club Chapelufú.