• prensapolo

Editorial: Las dificultades, para algunos, del alto hándicap inglés


Celebramos mucho la reanudación de la actividad en el Reino Unido, un impulso fuerte para la industria del polo, pero estamos seguros de que no fue de la manera indicada. Si bien apoyamos todos sus protocolos COVID-19, solo se puso en marcha puertas adentro de sus intereses. (English version below)


La prioridad está en garantizar la salud de las personas, sean los polistas profesionales, amateurs, petiseros, veterinarios o cualquier cargo que le pongamos. Esto está claro, lo compartimos y lo apoyamos, como ya expresamos. Pero cuando entendemos que las restricciones impuestas no tienen sentido alguno y que benefician a algunos pocos -y ante el pedido de explicaciones o revisiones no se obtienen respuestas claras ó fundamentadas-, es necesario manifestarnos con la libre expresión que tenemos y sin miedos a que esto perjudique nuestro futuro.


Los medios de comunicación de esta industria dependen del trabajo que ofrecen a las organizaciones y grandes clubes. Nosotros somos un medio digital que informa sobre todo lo que sucede en el mundo del polo. Además, generamos nuestro propio contenido audiovisual como fotos y cápsulas de videos, entre otros servicios. Al mencionar “capsulas de videos” nos referimos a pequeños clips o fragmentos con imágenes de lo que sucede alrededor de un partido, que no exceden los dos minutos y que se enfocan en un equipo o en un jugador en particular para uso privado de la organización contratante (cliente).


Al inicio de la temporada inglesa 2020, nuestro equipo de trabajo llegó al lugar de la acción con el entusiasmo que la temporada finalmente se realizaba. Tras idas y vuelta finalmente pudo arrancar el alto hándicap y “todos felices”: los clubes organizadores de torneos, patrones, jugadores y toda famosa industria del polo, en la que nos incluimos. Realmente es muy satisfactorio saber que la gran mayoría pudo mantener sus puestos de trabajo y estructuras; pero otros no pudimos subirnos a ese tren… Lamentamos decirlo, pero es así. ¿Por qué?

En el comienzo la HPA no permitía que los fotógrafos ni camarógrafos ingresen a cubrir los eventos. Solo podían asistir quienes tenían contrato con cada club, lo que traía algunos resultados negativos: pérdida de empleo de fotógrafos y camarógrafos que trabajan para medios o para los distintos equipos generando contenido. Hasta aquí solo se permitía una cámara (productora contratada por cada club para transmitir en vivo) y un fotógrafo/a (contratado/a por el club organizador).</