• prensapolo

Camila Cambiaso nos cuenta la esencia de La Natividad



Si hay un denominador común de los torneos oficiales del polo argentino es La Natividad. Los Lolitos juegan todas las copas que pueden. Ya no las del bajo, porque no les da el hándicap, claro está, pero sí el resto. Siempre apostaron al polo argentino, por temporadas y temporadas pudimos ver infinidad de podios verdes o rojos. Desde La República, algunos torneos del Interior, todas las copas oficiales, hasta la Triple Corona. Inclusive intercaladas, en un viaje constante entre Cañuelas y Pilar.

Por ese motivo charlamos con Camila Cambiaso, mujer del Lolo y madre de Barto, Jeta, Beni y Lola. Los dos primeros están en la antesala de su primera final de Palermo. Hace cuatro años, Jeta, aún jugaba y ganaba la Potrillos. Tanto rodaje y jugar en todo tipo de canchas les dio un dominio irreprochable de la bocha. "Los chicos encaran todo con la misma seriedad y convicción. Sea una 0-6 o la final más importante."


Contanos cómo es que juegan todos los torneos que pueden.

Es la esencia, digamos. De aprender, mejorar, de jugar al polo, que es lo que les gusta. Es lo que hizo Lolo en su primer momento cuando arrancó. Lo hacía con Adolfito, se anotaban en todas las copas. Son así, les gusta estar en todos lados si tienen la posibilidad de hacerlo. Siempre.


¿Quién decide las copas en las que juegan?

Ellos mismos. Lolo también, son conversaciones de casa. Ellos se anotaron en todas las copas básicamente porque les gusta jugar. Es lo más formativo del mundo las copas de la Asociación. En ningún lado del mundo pasa esto, de tener todos los niveles, todas las canchas... Si me preguntás, como escuela de polo, lo mejor es eso, anotarme en todos los torneos que más pueda. Además, hoy les sirve por entrenamiento y para ir probando caballos.