• prensapolo

Behind the scenes of Polo Park Zürich: polo school


“EL HANDICAP DE POLO - UN PASAPORTE PERSONAL - PARA EL MUNDO”

Esta cita de Winston Churchill suena un poco extraña para los que no juegan al polo, pero tan pronto como alcanzás un hándicap de -1 o incluso 0, te das cuenta de que la familia del polo mundial te recibe con los brazos abiertos. Por MORGAN VAN OVERBROEK (English version bellow) Hay una escuela de polo detrás de cada club de polo exitoso. La nuestra comenzó desde el principio en abril de 1999 para adultos y se abrió en 2001 para niños. Nuestro Polo Manager, Francisco Podestá, ha estado enseñando desde el primer día. A diario brinda clases privadas para adultos y dos veces por semana los más chicos se reúnen para sus prácticas y entrenamientos. Más de 20 años después, el club posee un grupo de 40 principiantes adultos y alrededor de 10 chicos. No es necesario tener experiencia previa en equitación para aprender polo. Los chicos pueden comenzar desde los siete años y los adultos en cualquier momento. Nuestra jugadora de polo más veterana tiene actualmente 73 años y practica taqueo unas tres veces por semana. Ella es un ejemplo sobre cuánto tiempo puedes jugar y disfrutar del polo y su estilo de vida. Tampoco se necesita equipo costoso; solo un buen casco es, por supuesto, obligatorio; además un par de jeans, chaparreras o botas de montar y es todo lo que se necesita para comenzar. Más adelante, si te prende el virus del polo, tendrás mucho tiempo para invertir en equipos de buena calidad, incluidas las famosas botas de polo con cuero de búfalo fabricadas en la Argentina .

Francisco dirige nuestra exitosa escuela de polo con cuatro o cinco caballos. Como nuestros principiantes vienen en diferentes momentos durante el día y los caballos pueden tomar 2 lecciones al día, nuestra escuela de polo abre alrededor de las 9 a 10 a.m. hasta las 7 u 8 p.m. según la temporada. Con esas horas de enseñanza extendidas, ofrecemos a nuestros miembros un horario flexible que realmente puede satisfacer los deseos de todos. Se puede observar a una temprana edad qué niños estarán más dotados para el polo, pero la tarea más importante para los padres será de asegurarse de que sus hijos disfruten del deporte y puedan jugar sin presión. Nuestra escuela de polo ha producido entre los mejores jugadores de polo suizos, como por ejemplo Thommy Gräff (2 de handicap, 20 años), Yannick Oertli (1, 18 años), Sammy-Joe Strub (-1, Ladies Handicap 1, 20 años), Armand Le Page 0, 18 años). Los niños generalmente se unen a los adultos en los partidos cuando tienen entre 14 y 15 años y alcanzan la capacidad de ser competitivos y seguros en una cancha de polo.


Pasar tiempo al lado de un campo de polo verde es una oportunidad increíble para que toda la familia comparta tiempo y valores. El polo es desde siempre el deporte más familiar, donde tres miembros pueden jugar con un jugador profesional y ser extremadamente competitivos. Mirando a algunos de los mejores equipos profesionales argentinos, muchos de ellos cuentan con más de dos miembros de la familia jugando juntos. Así, familias famosas han alcanzado la cima del deporte, por ejemplo los Heguy, con Horacito, Gonzalo, Marcos y Bautista, todos con hándicaps de 10 goles, o más recientemente los Pieres, con Facundo, Polito, Gonzalito y Nico con un total de 39 goles entre ellos.


Nuestros caballos de la escuela son sabiamente seleccionados por Francisco en su campo en Argentina o elegidos entre los mejores caballos de nuestros miembros, que han quedo un poco viejos para los torneos de alto o mediano hándicap. Esos caballos deben ser relajados, tener un buen carácter, cómodos en sus movimientos y extremadamente seguros para montar. Como animal de vuelo, un caballo puede leer la mente y el cuerpo humano más rápido que un perro y adaptarse totalmente a un jinete débil o un niño pequeño. Un buen caballo de polo te cuidará más de lo que lo cuidas a él sin que te des cuenta. Quizás has experimentado que tust caballos golpean la bocha hacia adelante cuando la fallas. ¿Es suerte o a propósito? Los caballos del alto hándicap pueden convertirse en caballos de escuela extremadamente buenos, ya que aún disfrutan de la vida del polo y de estar con sus pares, pero teniendo una vida más relajada, con mimo