• Iara Reynoso

Diario de viaje: Pitu en Tailandia


Por Iara Reynoso. Mi viaje por Tailandia fue volver después de cuatro años a cumplir una meta, que desde hace mucho soñaba. Muchos aeropuertos, muchas ganas de jugar, tanta ansiedad pero sobre todo tanta felicidad. Salimos de Mar del Plata a las 13:30 del 19 de febrero. Y después de largas y agotadoras horas de viaje llegamos, con mi madre, a Bangkok, el día 21 a las 10:50. Desde allí partimos rumbo a Thai Polo; un club hermosísimo por donde se lo mire: tres canchas de polo, muchísimos corrales, establos, caballos, pista de vareo y taqueo.

Un lugar soñado para cualquier polista y jugador amateur. Llegamos una semana antes del torneo; por lo que pude aprovechar para entrenarme y acostumbrarme al calor sofocante. Taqueé varios caballos para ponerme al día con la monta; luego fuimos a recorrer los lugares más llamativos de la ciudad de Pattaya.

Iba disfrutando cada momento… Pasaron los días y llegaron las jugadoras, una tras otra, de distintos puntos del planeta; así que ya iba sintiendo cada vez más mis nervios.

En los días previos al torneo tuve el honor de tomar clases de polo con Rege Ludwig; fue alucinante, un hombre con muchísimo conocimiento y con una particular forma de explicar como se monta a caballo, jaja, fuera de broma me enseñó en un par de clases infinidad de cosas, incontables detalles a tener en cuenta. Tips no solo para mejor el juego, si no también para cuidar tu cuerpo ante los impactos del swing y demás. Así que ya saben, si tienen la oportunidad de ir, ni lo duden de tomar unas clases con él, es un genio.