• prensapolo

El hombre del año

Por Alejandra Ocampos. El viernes 22 de diciembre, Adolfo Cambiaso sumó un par de trofeos más a su ya repleta vitrina: el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires le otorgó el Premio Jorge Newbery al Mejor Polista del Año, y la frutilla del postre vino a continuación, cuando se le hizo entrega del Premio Jorge Newbery de Oro en reconocimiento a la espléndida trayectoria de quien hoy es una leyenda viviente, no solo del polo, sino del deporte argentino y mundial.

Recordemos que esa misma semana, Cambiaso se había llevado el Olimpia de Plata, premio que recibió por undécima vez.

Hablar de Adolfo Cambiaso puede ser reiterativo, porque ya no quedan más adjetivos para dedicar a un hombre que hace más de 20 años es el número uno del polo mundial, y que hoy, con 42 años, sigue brillando y jugando como si tuviera 20 años, aquí, allá y en todas partes. Es un hombre que es reconocido universalmente más allá de las preferencias que cada uno pueda tener a nivel equipos.

Un hombre que desde que creó La Dolfina, allá por el año 2000, ha estado en todas las finales del Campeonato Argentino Abierto de Polo, excepto en la del 2004, año que él llamó "de transición". Fue una movida muy arriesgada - dejó Ellerstina (organización con la que ganó la Triple Corona en 1994, con tan solo 19 años, y llegó a los 10 goles de handicap) para crear de la nada su propio "rancho".

Hoy, La Dolfina, el orgullo de Cañuelas, es una de las organizaciones más poderosas del mundo.

Todo lo que toca Adolfo Cambiaso es sinónimo de éxito. No importa con quien o para quien juegue - es un estratega único dentro y fuera de la cancha.

El 2017 ha sido uno de los mejores de su carrera - con Valiente, ganó la Triple Corona en Estados Unidos; después fue a Inglaterra, con nuevo equipo, tras desvincularse de Dubai después de más de 15 años de éxitos y records. En su primer año con RH, recibió por décima vez la Queen's Cup, de manos de la Reina Isabel II.

Tras un paso por Denver, Colorado, llegó a la Argentina dispuesto a ganar todo. Para ello, invitó a su patrón de los Estados Unidos,