• prensapolo

Mapa del Polo en Argentina: Tucumán, polo en el Jardín de la República

En el quinto episodio de este viaje del polo argentino, llegamos al jardín de la República. Tucumán, en el corazón del norte de nuestro país, es la provincia con menor superficie, pero no por ello el polo, que requiere grandes extensiones de tierra, se ve limitado. Al contrario, no ha parado de crecer, hay polo todo el año y este motivo ha hecho proliferar la cría y hechura de caballos de polo, un asunto que se volvió muy serio en estas tierras.

Por Darío Welschen. Esta provincia, reconocida por su producción azucarera, tiene una vasta historia de polo. Si bien se fijó el año 1917 como el inicio del deporte en la provincia, por la fundación del Tucumán Polo Club (7 de julio de ese año), ya a principios del siglo XX se sabe que había actividad fomentada por los ingleses que administraban los ingenios. Antes de recorrer el pasado vamos a centrarnos en la actualidad tucumana y el alma mater de estos artículos es hurgar hasta el último rincón en búsqueda de canchas activas. En Tucumán tenemos 11 canchas de polo. La actividad se nuclea casi en su totalidad en la localidad de Tapia, en el Departamento de Trancas, al norte de la capital. Un lugar seco pero con buenas temperaturas anuales y con vertientes de agua de montaña que permiten el regado permanente de las canchas. Allí están de un lado el Tucumán Polo Club y La Arisca Polo. Ambos dentro del Club de Campo Las Cortaderas, un importante prendimiento inmobiliario con tres canchas de polo. Del otro lado -literalmente enfrente-, cruzando la Ruta 341 (que lleva a la localidad turística de Raco) se encuentra el Tapia Polo Club con sus dos canchas. Tanto Tucumán PC, La Arisca PC y Tapia PC son clubes activos afiliados a la Asociación Argentina de Polo y albergan con sus socios a casi todos los polistas de la provincia. En Tapia PC hay unos 25/30 socios. En Tucumán PC / La Arisca son unos 20/25. Allí está el núcleo del polo tucumano. Pato Paz, del Tucumán Polo Club, nos comenta que “hay polo unos 330 días del año” (NdE: a excepción, obviamente, en tiempos de pandemia). Al ser un polo con muchos criadores y de hechura, las temporadas se dividen, en su mayoría, en invierno y verano para los caballos nuevos y otoño y primavera para los caballos jugadores. También cerca de Tapia, a unos 3 kilómetros, está La López Polo, el emprendimiento de una tradicional familia del polo tucumano, los López (hijos del “Piro”, quien cediera las tierras para la formación de los clubes en Tapia) que se destaca por reunir la base del polo femenino. Arrancó como una escuela en general, a cargo de Adolfo López (h), conocido como " El Flaco". Agrupó a las mujeres que venían surgiendo y tiene su cancha para prácticas y torneos. En la actualidad hay un grupo de 12 jugadores en La López Polo. Allí comenzaron con las prácticas de polo 2018 y hoy se está planificando otra cancha, con la idea de ampliarse en la actividad.


Hay que viajar unos kilómetros hacia el norte, no muchos, para encontrar más polo. Hay que llegar hasta Trancas (dentro del mismo Departamento), casi al límite con Salta, en un gran valle entre cumbres y sierras. Allí se encuentra el club La Baguala Polo, que nació en 1998. Su propietario, Luis Padilla, dedicado a la cría, doma y hechura de caballos para polo, comienza a fomentar el deporte en Trancas desde ese año mientras se mezclaban los días de polo con los de pato. Si bien el campo ya existía como tal y el apellido está muy vinculado a la historia del polo tucumano, fue en ese año que se comenzó con la práctica formal y privada del polo. En 2006 se inscribió como club en la AAP, con dos canchas entabladas.


En 2008 se terminó el club house y una tercera cancha dentro del proyecto La Baguala Country, donde actualmente funciona La Baguala PC. Desde su afiliación empiezan a jugarse importantes torneos (más de 10 eventos realizados), a los que supieron acudir nombres como Alberto Pedro Heguy, Mariano Aguerre y Hugo Barabuchi, entre otros. En todos los eventos organizados allí han participado equipos de muchas provincias.


También en Trancas, a 87km de Tucumán, 55 km de Tapia y 4 km del pueblo de San Pedro de Colalao se encuentra La Paz San Fernando Polo. Un campo familiar, de los Paz, que se dedica a la cría de caballos de Paso Peruano desde hace más de 80 años. El polo allí arrancó hace un puñado de años, en 2016, por dos entusiastas: Marcelo Paz (h) y Pilar Edo. La Paz San Fernando Polo convocó a las primeras mujeres de la provincia en la práctica organizada del deporte. En poco tiempo llegaron a juntar nueve jugadoras. De hecho, fue el primer club en sacarle el hándicap a jugadoras tucumanas, en ocasión del primer torneo femenino de la provincia (FOTO). Hay registros de que las primeras en agarrar un taco en Tucumán fueron las hermanas Cossio, Mariana y María Elvira (esta última conocida como “La Gorda”, hijas de Alberto, señalado como uno de los mejores dirigentes del polo tucumano), que se mezclaban con Juan Martín y Clemente Zavaleta en El Churqui muchos años antes. Luego también de Catalina Colombres en Tapia, hace unos 15 años, pero ninguna siguió ni se organizó para el polo como sucedió después con las que empezaron a jugar en La Paz San Fernando.

Para Marcelo Paz lo más importante respecto a plantar una semilla del deporte femenino y apostar al fomento de nuestro polo argentino es que “en todos los torneos que se organizan en la actualidad en Tucumán hay eventos paralelos con participación de mujeres, es decir, lo que parecía un sueño en esas frías tardes de invierno en La Paz del 2017, hoy en la provincia es una realidad.”


Y siguiendo en nuestro recorrido, el último lugar con polo, en Tucumán, se ubica en las alturas de Tafí del Valle, al oeste de la capital provincial, en la entrada a los Cerros Calchaquíes (VER debajo “Tafí del Valle. Polo en las alturas”). Allí están la Estancia El Churqui, de la familia Zavaleta, con una de las canchas más altas del país (a 2,200 metros sobre el nivel del mar), creada en los 70’ en un establecimiento histórico de la provincia. Y en la entrada del valle, por último, se encuentra El Candelero Polo Club, perteneciente a otra de las familias pioneras de Tafí, los Chenaut. En ambos clubes se desarrolla hoy un polo de verano.


LAS CORTADERAS: TUCUMÁN POLO CLUB Y LA ARISCA POLO CLUB. En Tapia, con 3 canchas.


ESCUELITA DE POLO, EN TUCUMÁN POLO CLUB. Actualmente cuenta con unos 20 alumnos de todas las edades, de los cuales 8 son chicas. El profe a cargo es Federico Pasquini (h), certificado recientemente por la AAP.

TAPIA POLO CLUB. Con dos canchas históricas en Tapia el club supo ser sede de varios torneos provinciales.


LA LÓPEZ POLO. Comenzó como una escuelita y al tiempo reunió al polo femenino, que venía surgiendo en la provincia.


LA BAGUALA POLO. En Trancas. Activo desde 1998. Funciona dentro de La Baguala Country Club, con dos canchas. Hoy en día el club tiene sus temporadas en verano e invierno donde todos los años se juega un torneo de verano en homenaje a Luis Padilla Padre.


LA PAZ SAN FERNANDO POLO. En Trancas, con una cancha. El polo allí comenzó en 2016 y fue el club que plantó la semilla en el polo femenino. Juntó a las primeras chicas, muchas de las cuales no tenían vínculos familiares con el polo, y luego ellas se organizaron y siguieron camino. Club afiliado a la AAP desde 2017.


EL CANDELERO. En la entrada a la Villa de Tafí. El club se afilió a la AAP en 1990 y tiene una cancha que ha albergado y organizado múltiples e importantes torneos de polo.


EL CHURQUI. Ubicado en Tafí del Valle, es de las canchas de polo más alta del país a 2,200mts.


Historia del polo en Tucumán


El ferrocarril directo entre Buenos Aires y Tucumán condujo a la era del azúcar. Y, a través de ambos, llegó el polo a la provincia. Un famoso ingenio azucarero llamado La Corona figura como el primer antecedente de polo. A fines de 1800 y principios de 1900 estaba a cargo del inglés Stewart Shipton (FOTO), quien fuera también el primer intendente de la ciudad de Concepción en 1896 y cuyo estadio de fútbol de la ciudad lleva su nombre. Este inmigrante británico era un miembro prominente del Hurlingham Club de Buenos Aires (fundado 1888) y llevó el polo consigo para Tucumán los años que estuvo allí. Algo similar ocurre con la familia Leach más al norte aún de nuestro país. Volviendo a Shipton, este también participó de la temporada inaugural del polo en la Costa Azul francesa, donde se mezcló con príncipes, barones y duques, en 1907. Y así como jugaba con la aristocracia europea, también se mezclaba con los criollos del norte. Dicen que en el ingenio a los que eran buenos de a caballo, los obligaban a jugar al polo para poder hacer equipo. Se conocen historias del “Gaucho” Cisneros, uno de ellos, que se enoja cuando el inglés le reclamaba constantemente “the ball, give me the ball” y los insultos en criollo venían detrás, total Stewart no era muy ducho con el castellano.

Desde esos años hasta la fundación del Tucumán Polo Club no hay mucha información. El polo en el norte tuvo sus altibajos y en la zona de Concepción no pegó el deporte. Sí podemos vincular a las familias a cargo de los

Compañías Azucareras con la práctica del polo. De hecho, son los mismos apellidos que hoy siguen jugando. Un ejemplo de ellos también es el vínculo del Ingenio Mercedes (1860) con la familia Padilla. Allí había canchas de polo y estaban muy vinculados a la actividad. Uno de esos Padilla era Don José Vicente Padilla Domínguez, quien casado con Nieves Frías Zavalía conciben en Tucumán a Enrique Benito del Corazón de Jesús Padilla Frías (FOTO) el 27 de diciembre de 1890. Luego devenido Capitán de Caballería del Ejército Argentino (llegó a Coronel de Artillería), Enrique Padilla, fue campeón olímpico en Paris 1924 (la primera medalla dorada en la historia del deporte argentino), ganó dos veces el Abierto Argentino (1926 y 1929) y llegó a lucir 7 goles de hándicap. Enrique Padilla, una gloria de nuestro deporte, cuyo nombre distingue a la Tribuna Central de la Cancha N°2 de Palermo, juntaba a los primos cuando iba a Tucumán y llevaba a sus amigos a las canchas del Ingenio Mercedes, en la zona de Lules, que su familia usaba habitualmente.

El Tucumán Polo Club se funda el 7 de julio de 1917. El Teniente Coronel Juan Alvelo fue su primer presidente. Clemente Zavaleta (secretario) y Percy Hill (tesorero), son considerados como los padres del polo en Tucumán. La sede, donada por el gobierno de Juan Bautista Bascary, fue la Sociedad Rural, donde hoy está el Parque 9 de Julio. Allí se jugó varios años, con idas y vueltas, hasta fines de los 70’. El primer torneo oficial, la Copa Inauguración, se disputó en 1925, para celebrar la afiliación del Tucumán Polo Club a la Asociación Argentina de Polo (fundada en 1922). El campeón formó con Bernardo Lozada Echenique, Percy Hill, León Hill y el Mayor Mario Godoy. En los 20’ hay registros de jugadores como: Patricio Correa Uriburu, Juan Carlos Fagalde, Carlos Díaz Manuel Cossio (h), Manuel A. Estévez y Laurencio Leal Lobo, entre otros.

Más allá de esa década, surgen varios clubes que ya quedaron en el olvido: El Manantial, La Corona, San José, los tres en terrenos de los ingenios, y también militares que jugaban para El Portillo (club originario de San Juan y mudado al regimiento de Tucumán). Siempre los militares resultaron un buen aporte y medio de difusión del deporte en la historia del polo de las provincias. Del San José Polo Club figuran de su fundación nombres como José Frías Silva, Pedro Chenaut, Alberto Cossio, Gerónimo Helguera, Lautaro Zavalía, los Santillán, Paz y Paz Peña. “Tucumán A”, en 1930, ganó el primer Circuito Norte, formando con Ricardo Frías (Alberto Cossio de reemplazo), Bernardo Lozada Echenique, Adolfo Saravia y Percy Hill. Fue el primer equipo local en llegar a Buenos Aires.

El historiador tucumano Carlos Páez de la Torre (h) recapituló la información de las décadas y en un magnífico artículo publicado en La Gaceta de Tucumán detalla el centenario de la historia del polo allí. Destaca que la actividad declinó en los 1930 y que volvió con fuerzas a la cancha del parque en la siguiente década. Los militares y equipos de El Manantial y La Ramada (San Patricio Polo Club, fundado en los 40’ en terrenos del Rufino Cossio Alurralde) renovarían el impulso del Tucumán Polo Club. En 1952 se refunda el club y se vuelve a afiliar a la AAP. Presidía la institución Pedro Lautaro Posse y eran secretario Juan Martín Sueldo y secretario Juan Carlos Fagalde (h). Ese año, tras ganar el Circuito Norte, el equipo integrado por el Capitán Manuel Laprida (7 goles de hándicap), Raúl Aguirre Molina (2), el Mayor Julio Sueldo y Juan Carlos Fagalde (1) resulta finalista en Palermo de la Copa República Argentina (cae ante Trenque Lauquen). (FOTO)


Por ese entonces se había vuelto a jugar en el Parque, pero en terrenos más al sur de la primera cancha. Allí se jugó hasta 1977. Don Javier López, que hoy tiene 80 años, recuerda aquellos días en el parque que debían pedir ayuda a la policía para “correr” a los futbolistas que tomaban la cancha de polo. En los 60’, un conjunto conocido como “Los Primos” sería de los difíciles de vencer. Lo integraban Alberto y Manual Cossio Frías, Juan Pablo Nougués Frías y Ricardo Frías (h). En 1964 el Tucumán Polo Club se une a La Sociedad Rural de Tucumán. Como dijimos, a fines de los 70’ el polo tuvo que irse del parque. Se jugó entonces Campo Norte, en terrenos del ingenio San José donados al Regimiento 19. Apenas llegaban a juntar unos 10 jugadores entre militares y civiles. Oscar Colombres, o simplemente el “Amarillo”, recuerda haber empezado las prácticas formales allí en Campo Norte. Luego el polo se mudó cerca, a un predio en sociedad con La Rural (1979), del que el Tucumán PC formó parte institucionalmente hasta 1987. El “Amarillo” hoy tiene 66 años y comenzó a taquear en una cancha de fútbol en Raco, con tacos improvisados con lo que había a mano, como gajos de eucalipto. Y de chico también iba mucho al El Churqui a jugar al polo. El apodo, para los que no saben, surge por su cabellera rubia y por una travesura de chico en el campo cuando se olvidó de cerrar una tranquera y las vacas se comieron todo el maíz; al otro día, un compadre encontró al culpable ya que juró haber visto merodear por la escena al pequeño: “yo he visto al Amarillo por ahí”.

Olimpiadas de verano en la cancha de El Churqui, Tafí del Valle (1976 ó 1977)

De nuevo en los 80’, por esos años la familia Bertola, hoy afincada en Coronel Suárez, funda La Esperanza Polo Club. También en esa década surge La Arisca Polo Club (1984), en Ramada, por iniciativa de la familia Paz Posse. Se asocian al mismo Oscar Colombres (padre e hijo), Ramón Paz Posse (padre e hijo), Cesar Terán, Juan Mendilaharzu, Alberto Cossio (h), José A. Llorente, Nestor Patrón Costas, entre otros. En el acta de socios figura hasta Alberto Pedro Heguy entre los primeros. En esa época había buena rivalidad con Salta. El polo allí era muy prolijo, de buenos caballos y jugadores perfeccionistas y delicados. Los tucumanos no tanto, si bien también eran muy buenos jinetes su polo era más bien aguerrido y sus jugadores un tanto “caballeadores”. Para competir por el norte, y formar un buen equipo para medirse con los porteños, Ramón Paz Posse y Oscar Colombres (hijos) unen fuerzas con el salteño Nestor Patrón Costas y el bonaerense instalado en Salta José Antonio “Tono” Llorente. Ese equipo andaba muy bien. La dupla Paz Posse – Colombres, de reconocidísima trayectoria en el polo tucumano, se mantuvo durante años y ganarían casi 20 Circuitos Norte. Fueron acompañados muchas veces por José Frías Silva, Alberto Cossio (h) y el mencionado “Tono”. En alguna oportunidad también por los Bertola (Pablo y José, como en 1992 cuando ganan el CAIH, de locales, consiguiendo el único título para la provincia en este certamen que es la meca del polo del interior). Esta camada de jugadores asomó con la primera del naciente profesionalismo, que como en la mayoría de las provincias, no estaba bien visto del todo. Sin embargo, sus hijos, fueron todos profesionales dedicados al polo en el exterior.

A mitad de esa década, en Garmendia, resurge un San José Polo, fundado por el italiano Luigi Rizzi, conocido como Gigi, quien además de polista fuera actor y reconocido por su romance con una de las mujeres más lindas del mundo, la francesa Brigitte Bardot (mucho antes de instalarse en la Argentina). Pero no le gustaba hablar del tema, era un tipo simple. Su campo quedaba en el este, en una zona árida. El italiano era buen anfitrión, tenía buenos caballos, una linda cancha con riego y era un buen entusiasta del deporte. En 1987 el señor Adolfo López, a quien el polo tucumano le debe mucho, decide donar unos terrenos en Tapia, que hoy es el núcleo de la actividad. Varios coinciden que en llevar el polo a ese lugar parecía una locura. No daban las medidas para las cachas y hasta hubo que sacar 70 camiones de yeso (tierra) según recuerda Javier López para poder hacer la primera de ellas. Lamentablemente el armado tomó sus años y el “Piro” no llegó a ver en vida las canchas terminadas, sin embargo, su legado será imborrable. También la señora Raquel Lopez Pondal de Sortheix cede en carácter de préstamo terrenos (Hoy cancha 3 de Las Cortaderas) con el mismo fin que don Adolfo López, ver crecer el polo. Vale aclara que Raquel Sortheix (h) continúa con esa cesión, junto a su marido Sr Ernesto Frias Silva, quien estuvo siempre ligado al polo, en pos de su desarrollo, como jugador y dirigente y hoy, a sus 80 años, continúa jugando algunos chukkers junto a sus nietos. Volviendo a los terrenos de Tapia, en 1991 se dan los primeros pasos allí cuando comenzó a funcionar Polera S.A. como un núcleo del polo. La sociedad anónima, presidida por Alberto Cossio (h) y con un directorio integrado por Ramón Paz Posse, el antes mencionado Ernesto Frias Silva y Cesar Terán, construye con aporte de los socios la sede social y tres canchas, dos donde hoy está el Tapia PC -de las cuales la número 2 es un terreno cedido por Héctor Colombres en 1990- y otra en Las Cortaderas) y se arma de todo lo necesario para un polo club. En 1992 se desarrolla allí V Campeonato Argentino del Interior con Handicap (creado en 1987 por Francisco Dorignac). Y, como mencionamos anteriormente, el título lo lograría La Arisca (FOTO).

En esa década Tucumán ve tomar forma definitiva de club a El Candelero (afiliado en 1990 en la AAP) en Tafí del Valle. En 1998, Trancas asoma como otro punto de polo en la provincia, con la apertura de La Baguala Polo Club. Tapia, para ese entonces, continúa dándole larga vida al polo de la provincia. Entre 2009 y 2010 se lotean los terrenos del emprendimiento inmobiliario Las Cortaderas Club de Campo y este le brinda los espacios y sede social al Tucumán Polo Club y La Arisca PC, con la construcción de dos canchas más y el manejo de las mismas a los Polo Clubes. También se aprueban los estatutos y personería jurídica. Enfrente, entonces, pero unos años antes, en 2005, nace como asociación civil el Tapia Polo Club (al año siguiente alberga al CAIH), con las dos canchas que eran de Polera. Canchas con más de 30 años, cuyo capitán continúa siendo Juan Bautista Mendilaharzu, que en 2019 recibió un premio por parte de la Subcomisión de Polo del Interior de la AAP a la trayectoria, por ser de esas personas que en silencio han hecho mucho por el polo en nuestro país.

En el 2006, el Tucumán Polo Club pierde por un gol sobre la campana final la definición del CAIH como local ante Chapaleufú y en ese equipo jugaban dos de los hijos que habían ganado con La Arisca en 1992. Gonzalo Paz Posse, hijo de Ramón, y Oscar (Yuyo) Colombres, hijo del "Amarillo". Completaban el team Luis Padilla y Federico Pasquini.

En 2016 surge en las cercanías de Trancas La Paz San Fernando Polo, el pionero en el polo femenino organizado de la provincia, legado que luego continuaría La Lopez Polo, en Tapia, dos años más tarde y hasta la actualidad. La Paz está afiliada como club a la AAP desde el 2017. En 2017 por los festejos centenarios de la fundación del Tucumán Polo Club se organiza en la provincia un torneo al que acuden Adolfo Cambiaso (h) y Facundo Pieres, los dos máximos exponentes del polo contemporáneo. En 2018 Tucumán PC y Tapia PC organizan en conjunto el CAIH.

Cambiaso y Facu Pieres en los festejos del centenario del Tucumán Polo Club (foto cedida por el club) En 2019 se organizó en la provincia del Córdoba el 1° CAIH Femenino en la provincia de Córdoba, en el Club Malagueño. Tucumán (FOTO) dijo presente con un equipo integrado por Sofia MacDougal, Florencia Plaza, Lucia Teran, Marcela Usandivaras.

Tafí del Valle. Polo en las alturas


La aparición de las estancias se remonta a la época de los jesuitas. Cuatro fueron las que plantaron las bases en Tafí del Valle y entre ellas figura El Churqui, perteneciente desde hace más de 200 años a la familia Zavaleta. Y uno de ellos, Clemente, el que fuera uno de los fundadores de polo tucumano (porque hubo un Clemente predecesor nacido en 1760 y nombrado luego de 1810 como Teniente Gobernador de Tucumán, Protector del Ejército del Norte por su pronunciación a favor de la Primera Junta y más adelante nuevamente Gobernador) dio varias generaciones de polistas. Este Clemente también fue una figura pública. Fue gobernador interino de Tucumán (interventor en 1943), Presidente del Banco Nación, pionero en cría de caballos peruanos y Presidente y fundador del Tucumán Polo Club (1917) junto con Percy Hill.


Clemente Zavaleta / Los pioneros en El Churqui / Clemente Zavaleta (h)

En los 70’ sus hijos Carlos y Clemente (nacidos en Buenos Aires) jugaban al polo en Tafí junto con varios entusiastas más en “la cancha del avión”, en la entrada del Valle, justamente en el plano donde aterrizaban los aviones. Esos terrenos eran de la familia Chenaut y habían sido cedidos al estado para emergencias ya que no era fácil llegar a Tafí del Valle en ciertas oportunidades. Se jugaba en los costados de esa “pista”, un polito de 3 vs 3 generalmente.

Comienzan entonces a buscar un lugar en El Churqui para hacer su propia cancha, pero solo encontraban piedras entre la tierra. Fue cuando deciden dinamitar por partes el campo hasta nivelar el terreno y es donde hoy está la cancha actual. Fue una tarea titánica, nos cuenta Diego Zavaleta, uno de los siete hijos varones de Clemente (h), de una familia que dio todos polistas profesionales y cuyos cinco primeros son nacidos en Tucumán: Clemente (llegó a 8 goles de hándicap), Juan Martín (8 goles, fue campeón Argentino con La Espadaña en 1984), Diego (6), Julio (8 goles en el exterior), Pablo (7) -hasta acá todos tucumanos-, Enrique (6) y Agustín (6). Si bien son tucumanos, los Zavaleta de esta generación y la siguiente desarrollaron sus carreras deportivas fuera de la provincia, con base en Buenos Aires y jugando mucho al polo en todos los rincones del planeta. Volviendo a la actualidad, El Churqui es una estancia muy pintoresca, su casco histórico fue construido de adobe, techos de paja y con galerías y está rodeada por un paisaje único. Además de la producción de queso, como en todas las estancias de la zona –inclusive hay un festival del queso en Tafí-, allí funciona una famosa cría de caballos bayos salvajes (FOTO). También de caballos peruanos y de polo.

La cancha, de las más altas de la Argentina, se utiliza familiarmente. Allí podemos decir que aprendieron a jugar Juan Martín y Clemente (h) Zavaleta, dos de los máximos exponentes del polo tucumano. A sus primeros petisos los habían bautizado Embrujo (argentino triplecoronado en 1939) y Nigromante (1944, Embrujo x Niguá, ganador de seis GP’s 1 y 2), como los pura sangre famosos que brillaban en el Río de la Plata y que habían sido criados por su abuelo Clemente en sociedad con Ernesto Pueyrredón. Otra de las cuatro Estancias de Tafí era Los Cuartos. Allí los Chenaut fundaron El Candelero Polo Club, en diagonal a la vieja cancha del avión, ubicado en el kilómetro 60 en el acceso a la Villa de Tafí. Se afilió a la AAP en 1990 y tiene una cancha reglamentaria en la que han pasado los veranos los mejores jugadores de Tucumán. Durante un tiempo supo acoger grandes torneos de polo, con figuras invitadas.

Hoy en día, en los dos lugares de Tafí, se aprovecha el microclima del lugar y los meses de verano para terminar de hacer caballos nuevos de polo y disfrutar de la práctica del deporte.


Cría de caballos en Tucumán

Como todo lo anterior a la raza Polo Argentino, los caballos eran los mejores sacados de los campos locales. Mezcla de caballos de carrera con yeguas criollas; se iba a las cuadreras a buscar a los pingos que resultaban fáciles de boca. Alberto Cossio era conocido por tener buenos caballos y con el tiempo muy buenas madres tucumanas. Luego empiezan a venir algunas yeguas y caballos buenos traídos de Santa Fe por Luis Chenaut, que era un gran conocedor de caballos (uno de ellos, El Cimarrón, hecho de polo en Tucumán, jugó la final de Palermo con Juan Martín Zavaleta en 1983 para Los Indios). Esa familia sigue con la cría, pero mezclando la mejor base de madres puras con padrillos Polo Argentino. Los Zavaleta siempre estuvieron identificados con los SPC y tenían algunas cruzas interesantes en suelo tucumano. Incluso el “viejo” Clemente podía aportar un palenque entero a cualquier equipo. La cría de Polo Argentino comienza después de los 90’ con Ramón Paz Posse, uno de los primeros tucumanos inscriptos en la AACCP, sigue luego con Federico Pasquini y Luis Padilla, quienes con el correr del tiempo y a vista de buenos productos entusiasman a otros como Pato Paz, Gonzalo Campos, los Martínez Zavalía y muchos más que empiezan a llevar a la provincia las mejores sangres. Hoy en día son muchos los que siguen criando destacadamente o importando crías de otras provincias hacia Tucumán. Aquí se han hecho fuerte en lo que es la doma y la hechura del caballo de polo, con enorme esfuerzo y dedicación, y, como comentamos, tienen su temporada marcada entre caballos nuevos y jugadores. En la provincia se han realizado cinco exposiciones de la Raza Polo Argentino, lo que habla a las claras de la pasión por el caballo de polo (y en general) que tienen los tucumanos.

En 2016 en Palermo se organizó un torneo +70 (Por Pilará), al que fue invitado don Javier López. Cuenta con orgullo que, además de cumplir el sueño de jugar en la Catedral luego de tanto polo recorrido, se dio el lujo de jugar con 7 caballos propios que habían sido domados, bajo la técnica sin violencia, y hechos de polo por él mismo. Y le anduvieron muy bien, a chukker completo nada menos que en Palermo!

Caballos más destacados hechos en Tucumán de la cría de Federico Pasquini YACO SUERTE(Chapaleufu Canadiense) jugadora de la Triple Corona con Juan Gris Zavaleta para La Irenita, después exportada a UK para jugar el Alto Handicap (Nominada Abierto de Tortugas en 2016). YACO LUNA (Open Trotil) 2 temporadas jugando la Triple Corona con Juan Gris Zavaleta para La Irenita YACO CAMILA (Polo Tiro Fijo) Gran Campeón Hembra 1º Exposición de Tucumán. Exportada por el Gringo Colombres a USA. YACO BELU (Polo Sol Puro) manta año 2017 , Mejor PA en los 100 años Tucumán Polo Club jugada por Adolfo Cambiaso.  CHAPALEUFU DOCTORA (Polo Nevadito) jugadora Triple Corona 2017 con Juan Gris Zavaleta. POLO TIRO FIJO (FOTO) jugador de la Triple Corona con Nachi Heguy entre 2007 y 2009 hasta que se retiró por lesión. Fue Resevado Gran Campeón de Palermo


Liga de la Independencia

La presidencia de Eduardo Novillo en la AAP le dio impulso a las ligas de bajo hándicap del Interior del país. Replicando el modelo del Circuito Polo Sur (creado en el sur del Gran Buenos Aires en la primavera de 2007), que busca objetivos comunes de todos los clubes en pos de organizar una temporada competitiva provincial con los referentes del polo tucumano, comenzó en 2019, en dos niveles (0-4 y 5-8). Tiene además como meta el fomento de la participación de mujeres. En la primera edición fueron parte Tapia PC, Tucumán PC y La Paz San Fernando Polo. Por la pandemia no se pudo llegar a las finales en Palermo. La Liga de todos modos sigue activa y en plena planificación.


Postales poleras de la provincia y sus jugadores de ayer y hoy


Agradecimientos: a Emi Valdivieso, por TODO. Fotógrafa local y buena amiga, fue el primer contacto que tuvimos por este artículo y quien nos abrió las puertas de su provincia. A Marcelo Paz y Luis Padilla, dos entusiastas del polo que brindaron todos los detalles de la provincia y ayudaron de gran manera con tiempo y ganas de colaborar, a don Javier López, Ramón Paz Posse y Oscar Colombres, tres glorias del polo tucumano; a Pato Paz, Pablo Frías Silva, cabezas de los principales clubes; a Ercilia López, Diego Zavaleta, Maxi Chenaut y Federico Pasquini por su tiempo y amabilidad. A todas las familias tucumanas que mantienen vivo el espíritu de este deporte.


Fuentes:

Articulo Cien Años de Polo en Tucumán. Publicado en La Gaceta el 20 de abril de 2017. Autor Carlos Paéz de la Torre H. Texto de Matias Sabaté Aráoz en la web del Tapia Polo Club, que a su vez se basa en un artículo publicado en La Gaceta de Tucumán el 2 de mayo de 1992. El Polo en la Argentina, de Francisco Ceballos El Polo Historia de su evolución y Polo In Argentina, ambos de Horacio Laffaye.

WhatsApp Image 2020-06-20 at 09.25.12 (2
LA MAGDELEINE-260x90.jpg
banner 280x70.png
Brahmam Polo Academy 260x70 cyam.png
POLO_ODF_DIGITAL_BANNNIERE_FEMININ_260X7
POLO_ODF_DIGITAL_FACEBOOK_BANNNIERE_MASC
BANNER_280x200-01.jpg
CAVALIER NUEVO 260 rgb.jpg

© 2020 Prensa Polo / Todo el polo en un solo lugar